¿Qué es y qué no es Agile?

 

En una entrada anterior hablé sobre qué es un equipo Agile, su origen, principios, filosofía, metodología y propósitos de aplicabilidad. También te proporcioné 7 razones efectivas para elegirla como tu técnica de gestión empresarial.

Ahora me concentraré en explicar las 7 mejores estrategias que puedes aplicar para liderar de manera efectiva un equipo Agile. Pero antes, refresquemos parte de su concepto, para luego entrar en materia de las habilidades y destrezas que todo líder debe poseer para conducir a su personal.

AGILE ES mucho más que un manifiesto, es toda una metodología de trabajo aplicado en el desarrollo de proyectos que ameritan rapidez y flexibilidad.

NO ES modelo gerencial, como el Kaizen, Just in Time (también conocido como Método Toyota), Reingeniería, Benchmarking, Empowerment, etc.; sino que se trata de una filosofía empresarial que supone una forma distinta de trabajar y de organizarse.

AGILE NO ES un fin, sino que se trata de un objetivo en sí mismo cuyo propósito es desarrollar productos y servicios de calidad que satisfagan las expectativas de todos los clientes.

TAMPOCO SE TRATA solo de un aprendizaje, sino que es más bien un proceso de implementación que se desarrolla y se pone a prueba en las empresas para ofrecer un mejor servicio al cliente.

En pocas palabras, un equipo agile se desarrolla dentro de un sistema de gestión cuyo fin principal es mejorar los procesos para la gestión de proyectos; su implementación genera motivación y confianza, liderazgo, autogestión de equipos, trabajo cercano, desarrollo sostenible, entregas a tiempo y comunicación directa entre los actuantes.

Una vez diferenciado los conceptos pasemos ahora sí a desglosar las 7 mejores estrategias que ha conocer e implementar todo buen líder para liderar a un Equipo Agile.

7 Habilidades en un equipo agile

 

1.    Equipo Agile visionario

Un grupo Agile con carácter visionario consigue más resultados que un equipo de trabajo tradicional. Dentro de su núcleo todos los integrantes se sienten más empoderados y con sentido de pertenencia hacia la empresa.

Los líderes visionarios mueven las fibras de los demás compañeros de trabajo y; por tanto, no solo comandan en buenos términos, sino que son capaces de movilizar otros grupos de empleados.

Su propósito va más allá de comandar, sino que también actúan como influenciadores; y por su propia naturaleza son capaces de arrastrar seguidores o discípulos. Mahatma Gandhi, Nelson Mandela o Steve Jobs son algunos ejemplos de personajes visionarios.

2.    Habilidades comunicativas

Las habilidades o competencias comunicativas hacen referencia a los modelos interactivos de participación basados en el idioma, en los actos de habla o en las funciones del lenguaje.

Se trata pues de la eficiencia, eficacia y efectividad que se tiene a la hora de transmitir ideas o pensamientos por medio de la palabra escrita o hablada. Me refiero básicamente al hecho específico de hablar, escuchar, leer o escribir de manera sintáctica y acertada.

A partir de la buena comunicación entendemos mejor los conceptos, los significantes y significados, decodificamos códigos lingüísticos y entendemos el lenguaje. Por eso la buena comunicación es fundamental en todo proceso de trabajo grupal o empresarial.

3.    Autoridad, dirección y control

Los modelos de autoridad, dirección y control son indispensables a la hora de conducir un equipo agile. Estos componentes administrativos son trascendentales dentro de toda empresa a la hora de tomar decisiones.

Dentro de ellas se encuentran la autonomía, la ejecución de planes y la supervisión grupal y de proceso para alcanzar las metas organizativas. Todo buen equipo de trabajo debe contemplar dentro de sus procesos de gestión estos mecanismos de gestión que facilitan el mando de un grupo de trabajo.

Su carácter orientador sienta las bases para que todo el talento humano vaya en búsqueda de los mejores resultados individuales y grupales y para conducir a la empresa por las mejores vías que la lleven a la cúspide del crecimiento.

4.    Enseñan con el ejemplo

Formar con el ejemplo es la mejor herramienta pedagógica con la que cuentan los líderes y las empresas. La mímesis es la mejor estimulación que necesitan los individuos para adoptar nuevas actitudes o aptitudes.

Actuar con el ejemplo es demostrar que se tienen aprehendidas una serie de modos, valores y comportamientos que destacan el desarrollo psíquico y conductual de las personas.

A través del buen ejemplo se emanan los aprendizajes emocionales, sociales y morales que van determinar el grado de efectividad con la que un grupo social o laboral actúa, se desenvuelve o evoluciona. Por ello, los buenos líderes siempre son un modelo a seguir por parte de sus seguidores.

5.    Adjudicación de responsabilidades

La responsabilidad forma parte de una cualidad y un valor en el ser humano. Se trata de una característica positiva que tienen los buenos líderes para comprometerse fielmente con una causa y actuar durante ella de forma correcta.

Si bien es cierto que en muchos casos la responsabilidad viene dada por un cargo, un rol o simplemente una circunstancia fortuita, como una diligencia o una paternidad; no todos los individuos desarrollan un alto grado de compromiso con los objetivos de una empresa.

En toda sociedad empresarial se espera que su recurso humano actúe de manera justa y responsable; ejerciendo sus plenos derechos y deberes laborales y desempeñando todas sus obligaciones morales y éticas.

6.    Confianza y seguridad

La confianza o seguridad personal o intergrupal también es otra manera de comunicación y entendimiento. Es la capacidad de desenvolverse de forma honesta y respetuosa.

En las empresas constantemente se enfrentan episodios donde la confianza personal y en los demás sirve de gran ayuda para el logro de los objetivos.

7.    Trabajo en equipo

Trabajar en equipo es una manera de desarrollar tareas o proyectos de forma óptima y sin sobrecarga laboral. Para que el trabajo grupal sea agradable y eficiente los equipos deben tener claro los objetivos, las tareas y los tiempos de entrega de los proyectos.

Como ves, estos son los 7 componentes más desatacados que deben tener los líderes de un equipo Agile a la hora de entrar en funcionamiento. Por eso siempre recomiendo ponerlos en práctica.

Escúchalo en mi podcast “La Magia del Servicio al Cliente” y subscríbete si quieres recibir todos los episodios de lunes a viernes.

 

 

Ahora me gustaría que me contaras, a continuación, qué otros métodos crees conveniente aplicar en una metodología Agile o qué otros componentes de rendimiento conoces para el manejo de equipos de trabajo que podamos implementar inmediatamente. Estaré pendiente de todos los comentarios.

 

1
¡Hola! Soy David Blanco, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by