La historia de Viktor Frankl #megustanloslunes

El padre del famoso término “Proactividad”, Psiquiatra, neurólogo y escritor austriaco, del famoso libro, “El Hombre en busca de Sentido”, Viktor Frankl decía una frase que éste que escribe ha
utilizado en innumerables cursos para “provocar” a sus alumnos, principalmente porque es una frase que despierta polémica:


“Cuando no puedo cambiar las circunstancias que me
rodean, el reto está en cambiarme a mí mismo”


Frankl, en la foto, fundador de la Logoterapia. Sobrevivió
desde 1942 hasta 1945 en varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau. En esas condiciones tan penosas, tan lamentables, no
sobrevivían los más fuertes físicamente, sino aquellos que mentalmente “no se dejaban morir”.


En el momento en el que fue apresado llevaba un
manuscrito de un libro y los soldados nazis se lo
quemaron. ¿Frankl se rindió?… ¡NO!, lo reescribió en
hojas de papel higiénico.
En uno de los momentos más críticos de su cautiverio y
cuando también estaba a punto de dejarse morir, tumbado
en el suelo, desfallecido, casi inerte y con una ametralladora apuntándole sin piedad, una imagen le vino a su mente y fue la que salvó su vida.


En la imagen se veía a sí mismo impartiendo una Conferencia ante muchas personas contándoles lo sucedido y explicando cómo había logrado sobrevivir. De repente, una inexplicable fuerza lo invadió y se levantó del suelo. Incluso en esas condiciones tan extremas, el ser humano puede decidir cómo afronta la situación. Es una cuestión de libertad, de responsabilidad, aunque no podamos cambiar las circunstancias sí
podemos elegir o decidir cómo afrontarlo. Es un sentido de vida, una libertad última, fiel reflejo del libro “El hombre en busca de sentido”

ENTRA AQUÍ y descárgate GRATIS mi eBOOK: El Perfil Ideal para Tu Equipo de Ventas


Muchos años después, Frankl tratando a sus pacientes depresivos, desesperados, les preguntaba dejándolos atónitos: si tan mal está, si tan penosa es su vida…¿Por qué no se suicida?
A lo que el paciente le decía: no lo puedo hacer, mi mujer , mis hijos… a lo que Frankl le interrumpió: ¡pues luche por ellos! ¡ése es el sentido de su vida!
Cuando uno narra una historia de esta crudeza se da cuenta de que, como decía el escritor Montaigne:
“Mi vida ha estado llena de desdichas, las cuales nunca llegaron a suceder”

Déjame tus comentarios ¿qué te ha parecido la historia?

1
¡Hola! Soy David Blanco, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by