Hay una pregunta que siempre está en el aire ¿el líder nace o se hace?

Hoy te voy a dar mi opinión, para mí el líder no nace, el líder se hace. Y no creo que sea un factor genético, ni mucho menos.

¿Y cómo se hace?

Se hace a través de sus vivencias, de sus experiencias y formándose de manera constante, porque hoy en día vivimos en un entorno VUCA, si conoces el concepto, VUCA se refiere a V de VARIABLE, U de Uncertain, que significa INCIERTO, C de COMPLEJO Y A de AMBIGÜO. Por tanto, en dicho entorno es vital que dejemos de pensar que ya lo sabemos todo y abrirnos por completo al aprendizaje.

Ese es el precio que hay que pagar, si hablas con un médico, él te contará que se forma durante toda su vida, porque si no se queda obsoleto, caduco.

Así que un líder necesita exactamente lo mismo, formarse siempre.

Karl Albrech decía que: “El mayor obstáculo para aprender algo es creer que uno ya lo sabe

 

Posiblemente sí, hay algunos aspectos que afloran en nuestra infancia y que revelan la capacidad de liderazgo de una persona. Todos recordamos a aquel líder mientras jugábamos en el recreo del colegio. Y lo identificábamos porque tenía valentía, tomaba decisiones e impulsaba a otros y estos le seguían

Regresando a nuestro mundo adulto ¿qué organizaciones o qué personas atienden menos al desarrollo del liderazgo? Aquellas que creen que quien tiene actitudes de liderazgo las tiene de modo innato y que no le hace falta nada más.

De manera que es una buena noticia, muchas de las personas que me escriben y que me dicen que quieren ser mejores líderes estáis de enhorabuena, el liderazgo se puede desarrollar.

¿Cómo? Impulsando nuestro autoconocimiento. Y, sobre eso, te hablaré en el siguiente vídeo.

libro tú eres el gerente de tu vida

 

ENVIAREMOS TU CLAVE Y USUARIO POR EMAIL

Hemos enviado a tu correo las credenciales de acceso