Volaban las hojas del calendario, los años se confundían con los meses, con los días… de reunión en reunión, de aeropuerto en aeropuerto, de hotel en hotel…

Acostado en el sofá, cambió de canal, cerró los ojos y durmió plácidamente… Minutos después despertó, llamó a Sara: hija, ven… pequeña mía ven!

Unos pasos serenos de mujer se aproximaban por el largo pasillo…
Estás soñando, Javier, tu nieta Anabel está en su habitación y Sara tiene ya 37 años…
1
¡Hola! Soy David Blanco, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by